Últimos artículos

Alzheimer y coronavirus

 En MGS, no olvidamos que tú puedes ser una de las personas que tiene a su cargo alguien con la enfermedad de Alzheimer, por ello, en la actual situación de confinación, queremos empatizar con todos los que se enfrentan a esta circunstancia añadida a la preocupación de la propia salud. Quienes cuidáis a alguien con la enfermedad de Alzheimer tenéis una gran responsabilidad y, ahora más que nunca, merecéis el reconocimiento de vuestro esfuerzo y dedicación, junto a sanitarios y todos los que están en primera línea batallando frente al virus Covid-19.

¿Cómo debes actuar ante la persona dependiente que está a tu cargo?

La OMS ha informado a cuidadores de personas con Alzheimer, indicando que estas pueden mostrarse más nerviosas, ansiosas o irritables durante el periodo de confinamiento. Por ello efectúa diversas recomendaciones que a continuación te trasladamos:

  • Explicar, de manera simple, lo que está pasando. Intentar transmitirle de forma clara, respetuosa, breve, y, sobre todo, pacientemente, que hay riesgo de infección y que, por tanto, debe atender a unas normas obligatorias. Podemos utilizar imágenes para ayudar a la comprensión.
  • Actividades para pasar el tiempo. Con el confinamiento se hace más difícil distraer a la persona con Alzheimer y algunas maneras de pasar el tiempo en casa pueden ser:

  1. Mirar álbumes. Comentar las fotografías pueden activar los recuerdos.
  2. Escuchar música. Es otra manera de activar los recuerdos. El pasado puede volver a ellos y resultar placentero.
  3. Construir puzles. Activará su nivel cognitivo.
  4. Hacer juegos de palabras. Es una manera de practicar el pensamiento.
  5. Ver películas. Es una buena forma de tener su atención durante un periodo largo.
  6. Dibujar. O colorear o pintar lo que prefiera será una buena forma de entretenerse.
  7. Realizar trabajos conjuntos en casa. Por ejemplo, puedes encargarle tareas sencillas como poner la mesa o ayudar a preparar comida, o doblar pequeñas piezas de ropa…

Nuestra actitud hacia la persona con Alzheimer será la parte principal de la comunicación. Deberíamos mostrarnos siempre positivos. Intentar mantenernos de buen humor y ser muy pacientes servirá para rebajar su posible angustia y, a la vez, podrá cooperar con nuestras recomendaciones para su protección. El enfermo de Alzheimer es una persona que depende absolutamente de nuestros cuidados y su debilidad debe hacernos sentir más protectores que nunca.

UA-5029494-8