Últimos artículos

¿Cómo mejorar tu conducción al volante?

La conducción en España puede iniciarse antes de la mayoría de edad (en el caso de los ciclomotores) y es posible prolongarla durante muchos años, incluso hasta la vejez. Contamos con varios perfiles de conductor según su personalidad y es de gran utilidad conocer con cuál te identificas para saber cómo mejorar el pilotaje de tu automóvil.

El modelo a seguir

El conductor responsable – El conductor modelo, que sigue con cautela las recomendaciones de la DGT, está pendiente en todo momento del entorno, respetando las normas y primando la seguridad propia y ajena para llegar a su destino, ante todo.

Los comportamientos a evitar

Agresividad – El perfil típico de quien no respeta las señales de tráfico, realiza carreras ilegales en vías públicas, realiza cambios bruscos en la velocidad, no respeta la distancia de seguridad al adelantar a otro vehículo o circula por un carril inadecuado. Su actitud puede desembocar en un peligro para otros conductores, además de posibles sanciones e incluso delitos contra la seguridad vial.  

Torpeza – En este caso, la falta de preparación, los problemas cognitivos que pueden asociarse a determinadas personas de edades muy avanzadas o, en el otro extremo, la inexperiencia son posibles causas que se traducen en una conducción lenta que acaba provocando atascos en el tráfico. En ocasiones son conductores que se despistan con facilidad y olvidan señalizar maniobras o las realizan con poco tiempo de margen de reacción respecto a los vehículos de su alrededor.

Descortesía – Esta persona conduce con prepotencia, circulando más rápido de lo normal, sin tener en cuenta las preferencias de paso o dificultando a los demás el aparcamiento. En resumen, solo mira por su interés, sin tener en cuenta al resto de conductores o peatones.

Trucos para mejorar la conducción

Sentarse correctamente –  Parece algo obvio, pero una mala posición en el asiento (al situarse demasiado cerca o lejos de los pedales) dificulta la conducción y la seguridad. La distancia para pisar los pedales debe permitir flexionar ligeramente la rodilla sin necesidad de mover la cadera. En cuanto al respaldo, debe fijarse lo más bajo posible sin comprometer la visibilidad.

Mirar siempre lo más lejos posible – Es importante no fijar la vista justo en el trozo de terreno que tenemos delante del capó, sino ver más allá para tener más perspectiva y campo de visión, analizando constantemente nuestro alrededor.

No cruzar las manos al volante – Otra medida de corrección postural consiste en mantener las manos sobre el volante como si fuera una esfera de reloj que marca las diez y diez o las dos menos diez. Esta postura evita cruzar las manos sobre el aro o desplazarlas juntas hacia una u otra dirección.

Ley de la anticipación – Anticiparse es básico para la conducción. Interpretar mejor el trazado de la carretera, la aparición de peatones nuevos, el tráfico existente o las condiciones climatológicas nos ayudarán a actuar con eficiencia y seguridad. Sin duda, la concentración y atención al entorno nos evitarán muchos percances que, sin originar nosotros, debemos evitar.   

Práctica en las curvas – Algunas curvas pueden volverse impredecibles e incluso peligrosas, es por ello que practicar la conducción en estos trazados es útil para aumentar la confianza y mejorar la conducción. ¿Cómo? Debemos frenar en la distancia correcta, empezar el giro a la velocidad justa buscar la línea más abierta posible dentro de la trazada del carril.

Si has llegado hasta aquí, desde MGS te animamos a aplicar todos estos conceptos para que la seguridad sea tu mayor garantía de un viaje tranquilo y seguro para ti y los demás.

UA-5029494-8