Últimos artículos

Consejos para ahorrar en las rebajas

ThinkstockPhotos-78746613 - copiaYa están aquí las rebajas: ropa de todo tipo, tecnología, electrodomésticos… los productos sujetos a descuento, tanto en tiendas físicas como online, son muchos y muy variados.

Además, expertos en consumo afirman que la situación económica de las familias españolas parece que mejora un poco, y apuntan que cada persona gastará alrededor de 100 € durante estas rebajas, aproximadamente 30 € más que en las mismas fechas en 2014.

Es, en definitiva, la época ideal para hacer grandes compras a precios reducidos. No obstante, es posible que, al final, compremos más de lo que debemos y, en vez de ahorrar, acabemos gastando de más. Para evitarlo, te damos a continuación una serie de trucos y consejos. ¡Sácales partido!

Anotar aquello que necesitamos y establecer un presupuesto

Salir de rebajas y gastarnos más de lo que queremos es muy habitual. Para que esto no suceda, es recomendable hacer un listado con las cosas que necesitamos y fijar un presupuesto cerrado al que ceñirse en todo momento. Es importante analizar lo que tenemos para anotar lo que realmente precisamos. Así, podremos ver de manera clara qué nos hace falta y nos ayudará a evitar compras compulsivas de productos que realmente no necesitamos.

Evitar pagar con tarjeta de crédito

Si podemos escoger, mucho mejor pagar en efectivo. Este es un buen método para controlar el dinero que llevamos gastado, pues el pago con tarjeta fomenta, en gran medida, las compras compulsivas ya que, al no ver el dinero físico, perdemos la cuenta de lo que llevamos gastado.

Si queremos ceñirnos a nuestro presupuesto inicial, lo ideal es coger el dinero que pensamos gastar y dejar la tarjeta en casa.

ThinkstockPhotos-183392345Rehuir el “comprar por comprar”

No tenemos que dejarnos seducir por los descuentos, ni comprar algo solamente porque esté rebajado; debemos pensar si lo compraríamos con su precio original; si no es así, lo mejor es olvidarnos de él. Según la Federación de Usuarios y Compradores Independientes (FUCI), en las rebajas del año pasado los consumidores cambiaron su tendencia hacia un comportamiento más racional. En definitiva, intentar comprar con sentido común.

Verificar los descuentos

Deberemos estar alerta a que no nos engañen. Las organizaciones de consumidores recuerdan que los objetos rebajados deben mostrar claramente el porcentaje de descuento o poner el precio original y el precio rebajado a su lado. Si no lo marca, no debemos dudar en preguntar al encargado.

Comparar precios

Es muy conveniente que comparemos precios entre distintas tiendas para, así, obtener el mejor. Si tenemos en una lista todo lo que necesitamos, es preferible entrar en diferentes establecimientos y mirar cuál es el que tiene el descuento más bajo, ya que el precio final puede ser distinto. También podemos buscar, previamente, los precios en Internet e ir después directamente a la tienda “ganadora”. De este modo, elegiremos siempre el producto con mejor relación calidad-precio.

Pensar en la próxima temporada

A veces es importante pensar a largo plazo. Por ejemplo, en las rebajas de verano podemos comprar ropa que nos sirva de cara al próximo otoño. Es también una forma efectiva de ahorrar, aunque no lo parezca. También podemos aprovechar el periodo de rebajas para comprar regalos de futuros aniversarios o fiestas y, así, evitamos que dentro de un tiempo nos salga todo mucho más caro.

En definitiva, si compramos con cabeza sacaremos el mayor partido posible a las rebajas y no pagaremos nunca de más.

UA-5029494-8