Últimos artículos

Día del Padre, 19 de marzo

Hoy, pocos días antes de que llegue la primavera, celebramos de nuevo el Día del Padre, el día con el que rendimos homenaje y agradecimiento a nuestro progenitor por los no pocos quebraderos de cabeza que seguramente le hemos ocasionado a lo largo de nuestra infancia y más allá.

Esta celebración en España tiene fecha, lugar y nombre. La instauró la maestra Manuela Vicente Ferrero, que quiso organizar un festival con sus alumnas en la escuela del Barrio de Belmonte, en Dehesa de la Villa (Madrid) el día de San José, el 19 de marzo de 1948. Manuela consideraba a San José, padre bíblico de Jesús, un ejemplo de padre. Así que todos los padres recibieron ese día regalos en forma de manualidades expresamente confeccionados por sus hijas como agradecimiento.

La gran mayoría de países que celebran el día del Padre lo hacen en otra fecha, siguiendo la tradición de EE.UU., el tercer domingo de junio. Sin embargo, el 19 de marzo es la fecha de tradición católica y es la que tenemos marcada en nuestro país para celebrar esa efeméride.


La esencia de este día, igual que el día de la Madre, es mostrar agradecimiento por parte de los hijos a su progenitor, a la seguridad que con su protección les han transmitido para poder llegar a ser adultos preparados y autónomos. No es tarea fácil educar, cuidar, comprender y preparar a pequeños humanos para lo que va a ser su futuro. El padre, los padres, no tienen un máster o un graduado, ni han superado un curso sobre “Como alcanzar el éxito en la Educación”, sería imposible porque todos tenemos personalidades y caracteres diferentes para poder usar un solo protocolo o para crear instrucciones genéricas. Cada ser humano es único y con infinitas características para generalizar las normas de educación. Aunque las haya, no todos los niños, no todos los hijos, necesitan o comprenden un mismo método, una forma unívoca de ser educados. La tarea de los padres es difícil y complicada.
En resumen, aquellos padres que son felicitados por sus hijos el Día del Padre, como muestra de agradecimiento, tengan por seguro que han hecho un buen trabajo. Y si no es así, el resto de los días del año también sirven para poder demostrarlo. Lo importante es que sepan reconocer el esfuerzo con su gratitud.

UA-5029494-8