Últimos artículos

Día Internacional de la Amistad

Proclamado por la ONU desde 2011, el 30 de julio se celebra el Día Internacional de la Amistad, en honor a ese sentimiento desinteresado que es capaz de unir a personas muy diferentes, uno de los más hermosos que existen.

Como dijo Sir Francis Bacon (1561-1626), filósofo y escritor inglés “la amistad duplica las alegrías y divide las angustias por la mitad”, es un gran valor tener en nuestra vida a alguien para compartir tanto los buenos como los malos momentos. Se dice que la amistad puede perdurar en el tiempo más que el amor, porque es un sentimiento más noble y menos posesivo que cuando dos personas se enamoran, pero, al fin y al cabo, la amistad también es una clase de amor, de aprecio y estimación a otro ser humano, con una gran dosis de sentimientos comunes: protección, complicidad, alegrías y tristezas compartidas.

Cicerón, filósofo y político romano (106 a.C.- 43 a.C.) comparó tener un amigo con la más alta confianza: “¿Qué cosa más grande que tener a alguien con quien te atrevas a hablar como contigo mismo?”. Normalmente nos avergonzamos de nuestras debilidades y, por otro lado, nos gusta recrearnos con el reconocimiento de los demás cuando nos sentimos orgullosos de nosotros mismos. Un amigo real no nos juzgará en ninguna de las dos circunstancias. Se alegrará con nuestros éxitos y estará a nuestro lado con nuestros fracasos. Como Cicerón dice, es lo más parecido a ser uno mismo, una mimetización, un desdoblamiento de nuestro yo, casi una conciencia que nos aconseja, como Pepito Grillo lo era con Pinocho, personaje italiano de la literatura universal.

La amistad como concepto la vemos en la historia de la literatura con obras que ensalzan su valor: Cervantes escribió sobre el tema de la amistad, en concreto narraba a menudo la relación entre dos amigos, en gran parte de su obra. En su primera novela “La Galatea” aparece y también en la mayoría de sus obras con la culminación del tema en su obra maestra “El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha”. También se refiere a la amistad el escritor francés Alejandro Dumas en “Los tres mosqueteros”. Posteriormente, un ejemplo poético de la amistad lo tenemos con “El Principito” de Antoine de Saint-Exupéry.

El cine para el público infantil suele mostrar a menudo la amistad entre los personajes en sus películas con objeto de hacer comprender lo importante que es cuidar a un amigo para que nos acompañe siempre. Algunos títulos de historias deliciosas de amistades inolvidables son: “E.T. El Extraterrestre”, “Toy Story”, “Shrek”… No menos emotivas son películas entrañables de amistades entre adultos: “Amigos intocables”, “La boda de mi mejor amigo”, “Thelma y Louise”… En todos los géneros, drama o comedia, la amistad es el eje de la trama.

En las redes sociales llamamos “amigo” a una persona totalmente desconocida, que no conocemos personalmente y, sí, ya sabemos que no es una amistad convencional, ya somos conscientes de algo tan repetido, pero deberíamos reflexionar un poco más y ser más abiertos en el concepto de la palabra “amistad”. Hoy en día, con la poca posibilidad de tener acercamientos presenciales, con menos contacto físico en casi todos los ambientes: teletrabajo, clases on line, webs de citas… y cuando puede haber contacto entre personas desconocidas, casi no podemos mostrar claramente nuestro rostro (mascarillas). Por tanto, ¿por qué no podemos conocer y entablar amistad virtualmente sin que resulte menos gratificante o real como sucedía presencialmente antes de la pandemia? En todo caso serán proyectos de amigos cuando contactamos en las redes sociales con otros semejantes, pero sencillamente el mundo ha cambiado y deberán empezar a cambiar los conceptos de los valores que siempre hemos tenido como inamovibles. La amistad es uno de ellos. Abramos nuestras perspectivas a los cibernavegantes que se sienten solos y que buscan compañía. Como dijo Humphrey Bogart al final de la mítica película “Casablanca”: “puede ser el principio de una gran amistad”.

UA-5029494-8