Últimos artículos

Día Mundial contra la Hepatitis

¿Sabías que 325 millones de personas en el planeta tienen hepatitis vírica B y C? 900.000 personas que padecen hepatitis B fallecen cada año; tan solo el 42 % de niños reciben la dosis de la vacuna contra esta enfermedad prevista al nacer y solamente el 10 % de los casos de hepatitis B y el 19 % de los de hepatitis C saben que están infectados. Son solo algunos datos que nos muestran la realidad de la hepatitis en el mundo.

Hoy, 28 de julio, se celebra, como cada año, el Día Mundial contra la Hepatitis, para concienciar sobre las hepatitis víricas que inflaman el hígado y pueden causar cáncer de hígado. Si te interesa saber más sobre las hepatitis víricas y no víricas puedes hacerlo aquí.

Peticiones de la OMS

La Organización Mundial de la Salud (OMS) pide a todos los países su colaboración para erradicar las hepatitis víricas como problema de salud pública de aquí a 2030. A continuación, sus peticiones:

PROTEGER a los lactantes de la infección.  Todos los recién nacidos deberían ser vacunados contra la hepatitis B al nacer y recibir posteriormente al menos 2 dosis adicionales.

DETENER la transmisión de madre a hijo.  Todas las embarazadas deberían someterse a pruebas rutinarias para detectar la hepatitis B, la infección por el VIH y la sífilis y recibir el tratamiento necesario.

NO DEJAR A NADIE ATRÁS.  Todas las personas deberían tener acceso a los servicios de prevención, pruebas y tratamiento de la hepatitis, incluidas las personas drogodependientes los reclusos, los migrantes y los grupos de población más afectados.

AMPLIAR el acceso a las pruebas y al tratamiento. Las pruebas y el tratamiento oportunos de las hepatitis víricas pueden prevenir el cáncer de hígado y otras enfermedades hepáticas graves.

MANTENER los servicios esenciales relativos a la hepatitis durante la pandemia mundial de COVID-19.  Los servicios de prevención y tratamiento de la hepatitis son esenciales incluso durante la pandemia de COVID-19.

Causas, síntomas y pronóstico

Las causas de la hepatitis pueden dividirse en tres grupos: agentes vivos, tóxicos o fármacos y un último grupo de causa desconocida.

En cuanto a los síntomas que desarrolla el paciente, hay que tener en cuenta que algunas hepatitis agudas pasan desapercibidas para este, siendo asintomáticas. En otras ocasiones, los síntomas más habituales que puede provocar la enfermedad son: cansancio, náuseas, malestar general y pigmentación amarilla de piel y mucosas.

Si tenemos en cuenta el pronóstico para cada tipo de hepatitis, las agudas epidémicas, producidas por los virus A y E, no se hacen crónicas. La hepatitis B aguda se cura en un 90 % de los casos, aunque el 10 % restante evoluciona hacia una hepatitis crónica. La hepatitis aguda C se hace crónica hasta en un 80-90 % de los casos. La hepatitis autoinmune es siempre crónica.

El tema de este año para la concienciación sobre la enfermedad es “Por un futuro sin hepatitis”, que incide en la prevención de la hepatitis B en las madres y en los recién nacidos. Esperamos que este día que pone el foco en la salud sirva para seguir avanzando todos juntos ante la hepatitis.

UA-5029494-8