Últimos artículos

Evita las quemaduras del sol

Evita quemaduras del solCon el comienzo de las altas temperaturas hacemos más planes al aire libre y se inaugura la temporada de playa. Los descuidos con la piel son habituales y lo más probable es que en los próximos meses sufras alguna quemadura leve debido al contacto del sol con tu piel.

Incluso en días en que el cielo esté nublado, los rayos del sol siguen llegando a nuestra piel de modo que, aunque pensemos lo contrario, también podemos sufrir daños en nuestra piel. Sigue nuestros consejos para evitarlo:

  • El protector solar reduce el impacto del sol en tu piel. No olvides zonas delicadas y comúnmente ignoradas como orejas, rodillas y pies.
  • Aplica más de una capa de filtro solar. Sobre todo en los más pequeños, ya que estos productos pierden eficacia a medida que pasan las horas.
  • Usa gorras o sombreros. Así, cuando te expongas al sol, protegerás tu cara, tu cuello y tus hombros, además de evitar dolores de cabeza y mareos.
  • Protege tu cuerpo con tu sombrilla.
  • Evita el afeitado o la depilación antes de broncearte. Tu piel puede irritarse o sufrir un sarpullido.
  • Elige un horario en el que el sol no esté muy fuerte. Intenta no estar mucho rato al sol entre las 12 y las 4 de la tarde, ya que es cuando el sol brilla con más intensidad.

¿Cómo cuidar una quemadura?

Si estos consejos llegan tarde para ti y ya has sufrido alguna pequeña quemadura por culpa del sol, aquí tienes unas recomendaciones para cuidar de tu piel:

  • Aléjate del sol si sientes un poco de dolor aún que no observes enrojecimiento formándose en tu piel.
  • Si estás jugando algún tipo de juego, viste con ropa de algodón suave que cubra el área que ha sido afectada.
  • Toma una ducha de agua fría, o puedes dejar correr agua fría sobre el área de la piel quemada por el sol. Ten cuidado de no permitir que accidentalmente el agua se caliente porque el agua caliente hará que tu delicada piel sienta mucho dolor.
  • Aplica aloe vera a tu herida. Puedes encontrar gel de aloe vera en la mayoría de supermercados y farmacias o incluso frotar la planta de aloe directamente en tu piel.
  • No tires de la piel. Además del dolor, puedes formar una herida más grave, que podría llegar a infectarse.

Es importante que no descuides el cuidado de tu piel aunque no sufras quemaduras, ya que los daños que provoca el sol pueden no ser visibles, pero a la larga pueden afectar a tu salud.

UA-5029494-8