Últimos artículos

La alergia, un fenómeno en avance

alergia La alergia es una respuesta inmunitaria excesiva provocada en personas hipersensibles por la acción de determinadas sustancias, especialmente ambientales. Es un fenómeno que en esta época del año tiende a aumentar por diversos factores; uno de los más comunes, por el inicio del proceso de la polinización. La repercusión de la alergia, que recordamos es una respuesta individual, depende de la susceptibilidad de cada persona. Hay que aclarar que no es contagiosa, si bien posee un factor hereditario.

Hay personas más propensas que otras a las sustancias alérgicas. Una de las más comunes tiene relación con el polvo contenido en muchos elementos de nuestro entorno cotidiano que lo acumulan fácilmente: cortinas, moquetas, muebles o aires acondicionados.

La reacción alérgica se basa en los siguientes factores:

  • El alérgeno: es la sustancia que produce la alergia. Es el factor responsable de esta.
  • El anticuerpo llamado IgE.
  • La histamina: es la productora de los síntomas alérgicos.
  • Los mastocitos: son las células que almacenan y liberan histamina cuando hallan un alérgeno.

La alergia es, en definitiva, una hipersensibilidad a una sustancia (alérgeno). El cuerpo reacciona produciendo anticuerpos IgE. Entonces los mastocitos se sensibilizan y se libera la histamina, desencadenando la respuesta alérgica.

Las alergias pueden ser de varios tipos:

  • Respiratoria: el alérgeno se inhala (bronquitis, rinitis, asma…).
  • Cutánea, conjuntival: el alérgeno actúa por contacto (eczema, conjuntivitis).
  • Digestiva: el alérgeno se ingiere, produciendo reacciones generalizadas: urticaria, manchas en la piel, diarreas…

La respuesta alérgica puede reflejarse de diversas maneras: dificultad respiratoria, series de estornudos continuados, manchas en la piel, etc.

Los alérgenos más frecuentes son:

  • De carácter ambiental: polen, ácaros del polvo, hongos.
  • Alimentos: pescado, fruta, huevos, frutos secos, leche.
  • Medicamentos.
  • Pelo de algún animal.
  • Picadura de un insecto.

Los síntomas son muy variados:

  • En los ojos: picor y lagrimeo.
  • En la nariz: estornudos, secreción y congestión nasal.
  • En la piel: rojeces y picor.
  • A nivel respiratorio: tos, pitos y ahogo en bronquios.

La prevención es la solución más efectiva para evitar el alérgeno. Es necesario adoptar medidas higiénicas y no exponerse al polen. También es fundamental evitar alimentos y medicamentos alergénicos. En caso de sufrir alergias causadas por el pelo de un animal, se recomienda evitar el contacto con este. También existe la posibilidad de administración de fármacos y vacunas, siempre bajo estricto control médico.

A nivel particular, podemos intentar evitar los síntomas de la alergia, sobre todo en la época primaveral, manteniendo limpios a nuestros animales de compañía, sus juguetes y camas, manteniendo nuestra casa limpia de polvo, cerrando las ventanas de casa, utilizando gafas de sol para evitar la irritación de los ojos o mascarillas para evitar la rinitis y el asma. En cualquier caso, siempre se debe consultar con un médico especialista cada caso particular.

UA-5029494-8