Últimos artículos

La inversión empresarial en I+D+i

Hablamos de I+D+i haciendo referencia a investigación, desarrollo e innovación, superando así el anterior concepto de I+D. En el ámbito empresarial, podemos definir la innovación como una actividad cuyo resultado es el avance tecnológico en la creación o mejoría sustantiva de productos o procesos de producción. Pero ¿qué características tiene esta inversión?

La importancia de invertir en I+D+i

Sabemos que una manera de incrementar la productividad en el trabajo es haciendo un buen uso de las nuevas tecnologías. Además, se consiguen reducir costes, ampliar mercados o aumentar la calidad de los productos o servicios que se ofrecen. Elegir en qué proyecto invertir depende de varios factores: los costes del proyecto; el volumen de recursos disponibles y la capacidad de la organización para hacer frente al proyecto.  Es importante destacar la relación existente entre los siguientes dos factores: la capacidad de innovación de una empresa y su competitividad. La importancia de departamentos destinados específicamente a analizar la actividad en I+D+i y a conseguir la viabilidad y la financiación para las metas de la misma se hace más visible con el paso del tiempo, ya que esta capacidad es la encargada en numerosas ocasiones de marcar la diferencia entre la empresa, de establecer cuáles son capaces de liderar los índices de competitividad con proyectos que tengan siempre en mente la investigación, la inversión y el desarrollo de la ciencia y la tecnología del sector al que se dedique la compañía.

Ventajas e inconvenientes

Algunas de las ventajas de invertir en I+D+i son: la independencia tecnológica de la organización; la posibilidad de explotar comercialmente las innovaciones; el conocimiento en exclusividad de la tecnología generada o el acceso a ventajas fiscales.

En cuanto a los inconvenientes, podemos destacar: principalmente, la inversión muy elevada de recursos; los frutos suelen verse a largo plazo y estas inversiones llevan asociado un elevado nivel de riesgo.

Tipos de I+D+i

En cuanto a la tipología de inversiones que realizan las entidades empresariales según sus necesidades, encontramos:

Investigación básica: se basa en la búsqueda de conocimientos nuevos, formulando hipótesis, teorías o leyes a través de esta.

Investigación aplicada: después de concluir la investigación básica, se pone en práctica el conocimiento obtenido y este puede ser patentado para luego ser explotado con un fin comercial.

Desarrollo tecnológico: supone el uso de conocimientos adquiridos en la investigación aplicada. En esta etapa, la empresa logra los conocimientos y se desarrollan los prototipos que serán puestos a la venta.

En el contexto nacional, a través del Ministerio de Ciencia podemos leer todos los aspectos relacionados con la Estrategia Española de Ciencia y Tecnología e Innovación, que marca la actuación en I+D+i.  

En cuanto a la situación actual frente al coronavirus, hay que tener presente que muchas de las actividades de I+D+i son potencialmente generadoras de avances sociales en forma de calidad de vida, mejora del medio ambiente y, sobre todo, salud.

UA-5029494-8