Últimos artículos

La relación entre ‘apps’ de citas y la salud

Al escuchar la palabra Tinder o match mucha gente sabrá que nos referimos a la aplicación móvil más conocida mundialmente para tener citas. Aunque sus objetivos son muy variados, ya que también puede usarse para buscar amistades, el amor, una relación esporádica e incluso para conseguir oportunidades laborales, desde 2012 ha revolucionado la forma de relacionarnos digitalmente gracias a su inmediatez: simplemente deslizando de izquierda a derecha según guste o no el perfil de la persona que se nos muestra. En España, después de Tinder, las más utilizadas son: Badoo, Meetic, Grindr e Edarling.

Las apps de citas y el aumento de las ITS

Con el boom de estas aplicaciones durante los últimos años, las autoridades sanitarias han dado la voz de alarma por el cuádruple aumento de diagnósticos de Infecciones de Transmisión Sexual (ITS). En concreto, en Cataluña la tasa global de sífilis ha pasado de 4,9 casos por cada 100.000 habitantes en el 2008 a 22,9 casos en el 2017, según el informe de la Generalitat sobre vigilancia epidemiológica de las infecciones de transmisión sexual. La subida se debe a tres factores: la pérdida del miedo al VIH, el aumento de la promiscuidad y la aparición de apps específicas como Tinder o Grindr.

Según Montserrat Llinas, coordinadora de enfermería de la Unidad de ITS Drassanes-Vall d’Hebron, “la educación afectivo-sexual se tiene que introducir en el currículum educativo de las escuelas, en lugar de dar la información en una única charla puntual”. Esto debe tenerse en cuenta como medida de prevención ante el auge de infecciones venéreas. Para finalizar, los responsables sanitarios advierten que el uso del preservativo sigue siendo el método anticonceptivo más seguro ante las ITS.

Cómo pueden afectar a la salud mental

Con la proliferación de las aplicaciones antes mencionadas, además de otras más usadas por el público milenial, como Instagram, puede generarse el efecto contrario a lo que se pretende originalmente. En base a un estudio realizado por la investigadora Kathryn Coduto de la Universidad Estatal de Ohio (Estados Unidos), las personas que usan compulsivamente estas apps de citas experimentan mayor sensación de soledad y ansiedad. Además, en este trabajo de campo de 269 estudiantes universitarios, Coduto constató que “las apps tendrán dificultades para alejarse de los ‘deslizamientos’ (swipes) ya que ese es uno de sus atractivos. Pero eliminar esa metodología y alentar una mirada más profunda de los perfiles parece una buena forma para hacer que sean menos adictivas”.

Además, se comprobó que las personas que ya experimentaban soledad y ansiedad por la concreción de encuentros tienen más probabilidades de volverse adictos a estas aplicaciones. “Algunos participantes del estudio dijeron que faltaban a la escuela o al trabajo, o que se metían en problemas por revisar las aplicaciones de citas. Conozco personas que las usan compulsivamente; sacan sus móviles cuando están cenando con amigos o en grupos, realmente no pueden dejarlas”, concluyó la investigadora estadounidense.

Nuestro consejo es usar siempre estas apps con sentido común, sin perder de vista nuestro día a día fuera de la pantalla.

UA-5029494-8