Últimos artículos

La salud mental “después” de la pandemia

La pandemia del COVID-19 ha impactado de lleno en los modelos sociales a lo largo de todo el planeta. En el caso de los países, como España, donde el contacto social y la actividad en la calle están más presentes, la incidencia ha sido mayor.

Tras casi 2 años de convivencia con restricciones sociales, cambios en la actividad laboral y varios confinamientos domiciliarios, algunos de ellos ininterrumpidos durante varios meses, parece que, gracias a los altos porcentajes de vacunación, la pandemia empieza a estar bajo control. Con la llamada nueva normalidad, podemos empezar a recuperar la mayoría de aspectos previos a la situación pandémica.

Sin embargo, todo lo vivido durante estos meses deja una huella importante en la vida de millones de personas que difícilmente podrán retomar su vida anterior. Una de las secuelas más notables que ha generado la COVID-19 son los problemas de salud mental, como la angustia, el estrés o la ansiedad. Según un reciente estudio de la Confederación SALUD MENTAL ESPAÑA, actualmente uno de cada tres europeos sufre alguno de estos síntomas. El porcentaje se eleva hasta el 50 % entre los jóvenes mayores de edad. En la mayoría de casos, no son consecuencias directas de los efectos de la enfermedad en el organismo, sino de los cambios sociales y económicos derivados de la pandemia: falta de interacción social, miedo a contraer el virus, pérdida del puesto de trabajo, etc.

Recientemente, el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) ha difundido los siguientes datos: un 6,4 % de la población ha acudido a un profesional de la salud mental y un 5,8 % ha recibido un tratamiento psicofarmacológico, entre los que destacan los ansiolíticos y los antidepresivos. Por tanto, solo un pequeño porcentaje de las personas que sufren este tipo de dolencias reciben ayuda médica especializada.

Hace apenas unas semanas, el Gobierno español presentaba El Plan de Acción 2021-2024 Salud Mental y COVID-19, dotado con 100 millones de euros para abordar el impacto de la pandemia en la salud mental de la población. Entre las medidas más destacadas:

  • Mejora de la Atención a la Salud Mental en todos los niveles del Sistema Nacional de Salud.
  • Formación sanitaria especializada en salud mental.
  • Sensibilización y lucha contra la estigmatización.
  • La prevención de las conductas adictivas, la promoción del bienestar emocional, especialmente entre los colectivos más vulnerables.
  • Mejora de la prevención, la detección y la atención de la conducta suicida, donde se incluye la habilitación, 24 horas al día, de un teléfono gratuito y confidencial de atención profesional y apoyo ante este drama social.

Para prevenir dolencias o si los síntomas no son graves, los especialistas recomiendan una serie de hábitos diarios:

  • Realizar actividad física.
  • Dormir un mínimo de 7 u 8 horas al día.
  • Comer saludablemente.
  • Disfrutar del ocio.
  • Hacer vida social y relacionarte con otras personas.
  • Tener momentos de relax durante el día.

Ante cualquier duda o síntoma grave, es imprescindible pedir ayuda a tu médico de referencia o a un profesional sanitario especializado en salud mental.

Adicionalmente, los productos de Salud de MGS Seguros cuentan con garantías, servicios y profesionales especializados en la prevención y tratamiento de los problemas de salud mental.

UA-5029494-8