Últimos artículos

Las preferencias de los consumidores tras la pandemia

La pandemia ha venido a cambiarlo todo. También la forma en que compramos una buena parte de los productos y servicios que necesitamos. En otro artículo de este blog hablábamos de la preferencia de los clientes a la hora de comprar seguros y recordamos que se había incrementado la demanda de seguros relacionados con la salud y la protección del ámbito digital.

No hay duda de que existe una fuerte correlación entre las preferencias que manifiestan los clientes y nuestros intereses más inmediatos. La salud continúa siendo nuestra principal preocupación con las nuevas oleadas y mutaciones del virus, y ante incertidumbre derivada de situaciones de saturación en la sanidad pública, es lógico que creamos necesario protegernos con la previsión de la adecuada asistencia médica.

También, con la llegada de los confinamientos, los consumidores que no habían realizado hasta ese momento compras online vieron las ventajas de recibir sus productos a domicilio. La ciberseguridad se ha impuesto como una de las principales protagonistas.

Y hemos aprendido. El consumidor empieza a valorar aspectos en la nueva forma de obtener sus productos y, en ese sentido, podemos analizar los nuevos factores clave en la forma de actuar de los consumidores:

Aspectos que valoran los consumidores

  • Rapidez en el servicio de entrega de los productos cuando se solicitan online.
    La entrega a domicilio ha representado tanto para las personas que utilizaban este medio como para las que se iniciaron por primera vez, una gran solución a los problemas de movilidad y cierre de comercios.
  • Cercanía de los establecimientos al propio domicilio.
    La protección y el hecho de evitar al máximo los desplazamientos para una menor exposición al contagio hacen de la proximidad de los comercios un punto a favor para los clientes.
  • Continuidad en la permanencia.
    Una vez constatada por el consumidor la equilibrada relación calidad-precio, la fidelidad se convierte en comodidad sin arriesgarse a cambios inciertos.
  • Productos y servicios orientados a la salud física y emocional.
    El hogar se ha convertido en un espacio más importante y más presente en la población, aumentando las horas que permanecemos en este espacio seguro en comparación con el exterior. Así, actividades que normalmente se realizaban en centros de estética, gimnasios, meditación, ocio… se han trasladado a espacios de nuestra casa, por ello la compra de productos para hacer posible todas estas actividades conlleva un cambio considerable en la compra de productos nuevos hasta ahora.

De todo lo anterior se deduce una gran adaptabilidad de los consumidores a las nuevas situaciones y, por ello, no debemos descartar que se produzcan más variaciones en el futuro, como consecuencia de nuevos e inesperados cambios en el escenario. En definitiva, nos adentramos en un mercado marcado por la volatilidad, tanto en las preferencias de los consumidores, como en la forma que el tejido empresarial reacciona para satisfacerlas.

Bienvenidos a la economía de la incertidumbre.

UA-5029494-8