Últimos artículos

La lectura, alimento para la mente

Beneficios de la lectura Abrir un libro es como emprender un viaje: nos pone en contacto con lugares, personas y costumbres alejadas en el tiempo y en el espacio. Adquirir un hábito de lectura nos reporta satisfacción y nos enriquece como personas.

Además de la información que nos aporta, la lectura nos obliga a realizar un trabajo mental para procesar y almacenar esa información. Se trata pues de un entrenamiento para nuestra mente, que, al igual que nuestros músculos, necesita ser ejercitada para mantener sus facultades en plena forma.

 

Nuestro pequeño mundo

A diferencia del mundo audiovisual, cuando nos sumergimos en un libro, somos nosotros mismos los que fabricamos las imágenes que nos evoca el relato que estamos leyendo, sin ningún otro instrumento que el de nuestra propia capacidad mental. Para ello, usamos toda nuestra atención y concentración, creando a la vez un hábito de reflexión, análisis y esfuerzo, que nos resultará útil para cualquier situación de nuestra vida diaria que nos requiera esas habilidades.

Este hecho hace que el hábito de la lectura potencie la imaginación y la creatividad. Así pues, nos obliga a estar activos, creando el espacio en el que se desarrolla la acción, dando forma a los personajes… todo ello dentro de nuestra cabeza.

Para los niños los beneficios de la lectura son muchos. Como podemos leer en este post de GuiaInfantil.com -web de referencia para padres y madres- la lectura “aumenta su habilidad de escuchar, desarrolla su sentido crítico, aumenta la variedad de experiencias, y crea alternativas de diversión y placer para él”.

Además, a través de las vivencias que leemos en un libro podemos vivir otras vidas, entender mejor los sentimientos de otras personas y conocernos mejor interiormente.

 

El reto de lo complejo

Los libros y la lecturaLa cultura de Internet está afectando a la lectura tradicional. Sería lógico pensar que esta nueva tecnología ha aumentado el nivel de lectura, ya que nos permite un fácil acceso a una gran cantidad de información. Pero en realidad, el estilo de lectura en Internet se realiza saltando de una página a otra, de un enlace a otro, y examinamos esa información de manera bastante superficial.

El proceso mental que requiere este hecho es muy distinto al que conseguimos si nos acompaña un libro, sea en su formato tradicional en papel o en los modernos libros electrónicos, y nos dedicamos a él sin distracciones.

Ser lector supone hacer de la lectura un hábito voluntario, una actividad elegida libremente, deseada y gustosa. Leer nos da mucho a cambio de un pequeño esfuerzo. Como afirma el escritor neoyorquino Andrew Solomon: “Leer requiere esfuerzo, concentración, atención. A cambio se ofrece el estímulo, los frutos del saber y de la emoción”.

UA-5029494-8