Últimos artículos

Lo que se sabe de la pérdida de memoria tras el contagio de COVID-19

Realmente a todos nos gustaría poder olvidar los malos momentos que nos está deparando la pandemia que estamos viviendo, pero lo que no gusta tanto a algunas de las personas que han pasado la enfermedad, es que están sufriendo olvidos involuntarios.

Un artículo de la revista Lancet Psychiatry corrobora esta pérdida de memoria como síntoma, incluso después de haber transcurrido cierto tiempo desde el contacto con el coronavirus. Un ejemplo de esta circunstancia lo aporta Ruth Campanario, leonesa nacida en Sevilla, según declaraciones a leonoticias el pasado 22 de enero, nos cuenta sus impresiones: “Cada dos o tres días me pasa, era menos y ahora me pasa más”,  “un día en el centro salía de una tienda y tuve que preguntar a una persona que dónde estaba, y en ese momento me hice la composición de lugar”. Afortunadamente, parece recuperar la total conciencia en un lapso de tiempo breve.

Freud, creador del psicoanálisis, nos indicaba que nuestro inconsciente intenta llamar nuestra atención precisamente a través de los olvidos (además de los actos fallidos o equivocaciones en el lenguaje, sueños y síntomas neuróticos). Siempre según la teoría de Freud, precisamente olvidamos aquello que en el fondo no queremos recordar, o que representa un deseo reprimido. ¿Alguno de vosotros no ha experimentado alguna vez que olvidamos algo precisamente en el momento que lo necesitamos más? Pues para Freud tendría una explicación.

Para facilitar la comprensión, a continuación, os mostramos un dibujo sobre el tema del célebre humorista gráfico argentino Quino.

 

 

No son explicaciones científicas. Las causas de los olvidos provocados por el coronavirus se están investigando en los laboratorios por parte de especialistas y, sin duda, se llegarán a descubrir. Esperemos que este síntoma pueda resolverse al 100 % en el futuro.
Cada uno de nosotros tenemos una percepción distinta de las circunstancias que estamos viviendo, excepcionales por lo nunca vividas. Quizá tengamos que convivir con estos olvidos involuntarios o no. El mundo ha cambiado, eso sí, no lo olvidemos.

UA-5029494-8