Últimos artículos

Los orígenes del seguro (II)

IMG_20150512_123121Hace unos días publicamos un artículo en el que empezábamos a explicar los orígenes del seguro. Hoy retomamos aquel relato, que dejamos a inicios del siglo XIX, en el momento en que surge en España la primera mutua, es decir, la primera organización creada con el fin exclusivo de prestar servicios aseguradores.

Antes de este acontecimiento, no está de más recordar que el producto asegurador propiamente dicho surgió con la aparición del seguro marítimo, en el siglo XIV, en el Mediterráneo. Durante mucho tiempo los seguros se contrataron entre particulares, sin ninguna entidad que intermediara entre ellos, pero en el siglo XVII, a causa de un incendio que arrasó Londres, surgieron las primeras mutualidades que comercializaron seguros contra incendios, el primer producto asegurador instaurado y reglado.

En España, y retomando la historia, las primeras mutuas no nacieron hasta el siglo XIX. Fue precisamente otro incendio, en Madrid, el que propició su creación. El 17 de abril de 1815, en los alrededores de la Puerta del Sol empezó un pavoroso incendio que causó pérdidas millonarias. Cabe decir que el incendio fue importante, en parte, debido a las soluciones propuestas por las autoridades de la época, que instaron a derruir los edificios en llamas a cañonazos o sacar a San Isidro en procesión.

ThinkstockPhotos-451605457(1)Así pues, al igual que en Inglaterra, la primera mutualidad surgió para comercializar los seguros contra incendios, hasta entonces inexistentes en nuestro país. Diez años más tarde, en 1825, se creó en Barcelona otra organización con el mismo fin.

El nacimiento de las mutuas trajo consigo las primeras manifestaciones publicitarias del sector, como por ejemplo las placas metálicas que las compañías colgaban en todos los edificios que tuvieran asegurados (así los bomberos identificaban rápidamente cuáles eran los edificios de sus clientes). A lo largo del siglo XIX, el desarrollo tecnológico y el impulso del Derecho de Seguros favoreció el nacimiento de un gran número de compañías aseguradoras.

Al ya consolidado objetivo de la protección de edificios, el seguro inició su expansión a principios del siglo XX abordando la protección de los trabajadores a través de los seguros de accidentes del trabajo.

Con la aparición de la Seguridad Social, se reestructuró todo el sector, lo que dio lugar a nuevas vías de expansión, como los seguros de decesos y mutuas de enfermedad. En los años 60 se instauró en España el seguro obligatorio para el Automóvil, mientras que diez años más tarde aparecieron con fuerza, y para quedarse, los seguros multirriesgo del Hogar.

Es a finales de los 80, sin embargo, el periodo clave, pues es cuando se produce el gran ascenso del sector del seguro gracias a dos motivos principales: un nuevo marco legal que elimina el estricto intervencionismo anterior y el progreso económico que vive el país.

Actualmente el sector de los seguros en nuestro país se codea con la industria aseguradora de las grandes economías mundiales y contribuye de manera decisiva a su crecimiento y desarrollo económico.

UA-5029494-8