Últimos artículos

Los orígenes del seguro (I)

Los orígenes del seguro Cada 14 de mayo nuestra compañía celebra el Día del Seguro, una festividad oficial instituida en España el año 1945 en conmemoración de la primera Ley del Seguro, que data del 14 de mayo de 1908 y a través de la cual se empezó a regular la actividad aseguradora en nuestro país.

Hace ya más de un siglo que se instauró esta primera gran normativa, pero aún hace más tiempo desde que se inventó el seguro como institución de previsión mundial, mucho más: su aparición y desarrollo va aparejado a la evolución de distintas formas de organización social. No obstante, el seguro moderno, tal y como lo conocemos hoy en día, se remonta al siglo XIV, con la aparición del seguro marítimo.

Así, el seguro marítimo es el primer sistema de aseguramiento propiamente dicho. Está documentado que surgió en el Mediterráneo durante la Edad Media gracias al desarrollo del comercio entre las ciudades italianas y españolas. El primer contrato de seguro conocido –que incorporaba ya el riesgo, la valoración a los efectos del pago de una prima por su cobertura, el objeto cubierto y el tiempo de duración– lo redactó un notario en Génova el año 1347 y cubría un viaje marítimo entre Génova y Mallorca.

dia seguro 1Durante mucho tiempo los seguros se contrataron entre particulares, sin ninguna entidad que intermediara entre ellos. Así, una persona podía ejercer a veces como asegurador, y otras veces como asegurado, dependiendo del trato que se quisiera llevar a cabo.

Si España e Italia fueron los pioneros del seguro mundial, su evolución fue provocada por otros dos países: Holanda y Francia, que cogieron el guante y se hicieron con la hegemonía a partir del siglo XVII, aproximadamente. Un siglo más tarde, este predominio pasó a manos de Inglaterra.

Fue en el país anglosajón donde se crearon las primeras mutualidades y sociedades de seguro, practicándolo bajo unos criterios más rigurosos y preestablecidos. La causa principal de su nacimiento fue un devastador incendio que arrasó dos terceras partes de Londres: 18.000 viviendas afectadas. Fue entonces cuando surgió la figura de Nicholas Barbon, un médico que creó una empresa para la reconstrucción de las casas destruidas, y que también estableció una oficina para contratar seguros contra incendios –hasta entonces inexistentes–, la “Fire Office”.

Así, el seguro de incendios se convertía en el primer tipo de seguro instaurado. Posteriormente, y a lo largo de los siglos XVII y XVIII, van surgiendo en Inglaterra compañías de seguros que ya buscan fórmulas más allá del seguro de incendios, creando pólizas contra los riesgos personales y patrimoniales derivados del progreso tecnológico y la sociedad industrial.

Aun así, el progreso anglosajón en materia de seguros no se exportó en la mayoría de países del mundo hasta bastante tiempo después. En nuestro país, no fue hasta 1815 cuando surgió la primera mutua.

En el próximo artículo, explicaremos por qué motivo surgió en España y seguiremos con la evolución aseguradora hasta la edad contemporánea.

UA-5029494-8