Últimos artículos

¿Tienes miedo a conducir?

Miedo a conducirEl pánico a ponerse tras el volante es una fobia que incapacita a miles de personas para moverse por sí mismos, ya que dependen del transporte público o de otras personas para desplazarse. Esto puede aislarlas, además de afectar a su vida cotidiana.

La amaxofobia, o miedo a conducir, puede incluir muchos comportamientos. Desde gente que evita ciertas carreteras o rotondas diariamente (casos en que se planean rutas alternativas), hasta el extremo de gente que siente náuseas al pensar en sentarse al volante.

Esta fobia puede presentarse sólo cuando se conduce en determinadas situaciones, como la conducción por la noche (debido a la falta de visibilidad), o ante condiciones climatológicas adversas, al entrar en un túnel, en un puente, o en cualquier momento.

Ansiedad al volanteSe trata de un fenómeno que pasa bastante desapercibido en nuestra sociedad pero que, sin embargo, cuando se habla del tema en alguna conversación, hay gente que dice “pensaba que era solo yo”, lo que demuestra que está más extendido de lo que parece.

Según afirma un estudio de ATTITUDES realizado en 2010, en nuestro país el 54% de conductores sufre diferentes niveles de ansiedad cuando conducen, el 22% presenta niveles elevados de ansiedad y el 4% muestra síntomas de amaxofobia.

 

¿De dónde proviene?

La causa más común es la de haber sufrido, haber estado presente o haber sido testigo de un accidente de tráfico. El estrés postraumático produce pensamientos negativos y aleja a los afectados de cualquier posible contacto con un vehículo.

Además una formación mala o deficiente, no conducir de forma habitual o llevar mucho tiempo sin conducir hace que perdamos práctica y sintamos nervios a la hora de ponernos al volante.

Amaxofobia o miedo a conducirOtras causas para este tipo de fobias son los problemas psicológicos que pueden sufrir las personas, como el estrés, ansiedad, baja autoestima, miedo a perder el control, etc. y que, una vez a bordo del vehículo, se manifiestan al volante.

 

Trucos para quitarse el miedo

Uno de los trucos para evitar la ansiedad cuando estamos detrás del volante es recordar “éxitos” pasados como que llevamos un año sin haber tenido un accidente, o que el día anterior circulamos sin ningún susto. Además repetirnos una y otra vez frases como “Me encanta conducir” o “Disfruto conduciendo” ayuda a aumentar nuestra autoestima como conductores y elimina temporalmente los nervios.

Para evitar el estrés también es recomendable escuchar música a un volumen adecuado, vigilar nuestra dieta y evitar tomar café antes de coger el coche.

Dependiendo de cada persona, puede llevar más o menos tiempo superar la amaxofobia. El primer paso es tomar conciencia y asumir el problema.

Algunas técnicas de relajación y respiración son de mucha utilidad para aliviar los síntomas, aunque se ha demostrado que terapias personalizadas como la terapia cognitiva (para ayudar a cambiar los pensamientos negativos por otros positivos), la terapia de exposición (el paciente, bajo supervisión, se va enfrentando progresivamente a las situaciones del tráfico que le producen temor, hasta superarlo) o la desensibilización sistemática (similar a la exposición, pero en la mente del paciente) son las más efectivas a la hora de acabar con el miedo a conducir.

UA-5029494-8