Últimos artículos

Precauciones ante visitas de profesionales a tu hogar

Durante el confinamiento en casa, hay servicios que quizá no puedan esperar y requieran la visita de un profesional que acceda a nuestro domicilio para valorar o solucionar algún desperfecto, ya sea en el baño, en la cocina, en el comedor, etc. Si es tu caso, ten en cuenta estas precauciones para que todo salga bien y evites cualquier imprevisto:

¿Qué servicios pueden ofrecerse?

El BOE recoge en su última actualización los servicios considerados esenciales que pueden seguir prestándose. Entre ellos, mudanzas, pintores, instalaciones básicas como la luz, la calefacción o el aire acondicionado, así como trabajos de fontanería.

Es importante recordar que, aunque estos servicios estén permitidos, deberían tomarse una serie de precauciones durante su realización en estas circunstancias excepcionales.

Extremar la precaución en el trabajo que se realice

Tienes que tomar consciencia de que desde las empresas ya se deberían haber tomado medidas para garantizar la seguridad de los trabajadores y de los clientes. La empresa que ofrece el servicio debe informar en todo momento de las medidas de seguridad e higiene que los trabajadores deberán emplear en los hogares de los clientes, como el uso de los Equipos de Protección Individual (EPI) o la limpieza de herramientas y maquinaria utilizadas.

En el caso de las reformas integrales, los profesionales no podrán coincidir en la obra. Se evitará en todo momento la aglomeración de operarios y se mantendrá siempre la distancia de seguridad (mínimo un metro). Además, se aconseja reducir los viajes de los trabajadores y limitar las reuniones con ellos.

¿Qué deben hacer los profesionales en casa?

Deberás fijarte en las medidas de seguridad que toman. Hay que procurar mantener siempre la distancia de seguridad. Ellos, en el caso de ser varios, también respetarla entre sí.

En todo momento trabajarán con guantes y otros equipos de protección individual. Asimismo, desde la empresa se les debería recomendar tomarse la temperatura antes de ir a la obra.

Es necesario que extremen la precaución en la limpieza de herramientas y maquinaria ante y después de utilizarlas. Deberán evitar hablar entre ellos de frente y siempre tendrán que taparse la boca y la nariz al toser o estornudar con el lado interno del codo.

¿Qué puedes hacer tú?

Todo dependerá del trabajo en cuestión. Imagina que vienen a revisar o arreglar la caldera: el contacto con el resto de la casa será mínimo, por lo que además de mantener la distancia de seguridad, bastará con limpiar e higienizar la zona que el profesional manipule. Recuerda que una solución de agua con lejía es más que suficiente.

En el caso de los trabajos que ocupen más tiempo, por ejemplo, la reforma de un baño, quizá convenga no estar en esa zona hasta que se terminen. Una vez acabados, una buena limpieza a base de agua y lejía será más que suficiente para higienizar la zona.

Ante todo, recordamos una vez más que lo primordial es mantener las distancias de seguridad e intentar lavarnos las manos cada cierto tiempo, sobre todo si hay algún contacto.

Finalmente, te invitamos a repasar más consejos que compartimos anteriormente sobre las reformas en el hogar.

 

 

UA-5029494-8