Últimos artículos

Primeros auxilios en la oficina

Consejos sobre primeros auxilios en la oficina

Ante una emergencia, lo primero que debemos hacer es comprobar la situación y, si es necesario, pedir ayuda urgentemente al teléfono 112. Los signos más habituales que nos pueden decir si hay una emergencia importante son:

  • Dificultad para respirar o presión torácica.
  • Dolor repentino en cualquier parte del cuerpo.
  • Mareo súbito, dolor de cabeza o cambios en la visión.
  • Debilidad o fatiga extrema.
  • Sangrado significativo, con o sin dolor.
  • Vómitos y/o diarreas severos y persistentes.


Mientras esperamos la llegada del médico de urgencias, es posible que nos veamos obligados a tomar una serie de medidas de primeros auxilios en función de la situación a la que nos enfrentemos.

Asfixia
Si la persona no puede respirar por falta de aire, hay que colocarla en la posición en la que se encuentre más cómoda y pueda respirar mejor. Esta suele ser de lado o semisentada.

En caso de atragantamiento, se puede colocar al accidentado de lado y darle fuertes golpes en la espalda, hasta 5 veces. Si esto no surte efecto, entonces es necesario recurrir a la maniobra de Heimlich, que consiste en colocarse detrás de la persona atragantada, rodearla con los brazos y apretar el esternón fuertemente hasta provocarle tos, y con ella la expulsión del elemento que no le permitía respirar.

Lipotimia
Si una persona sufre una lipotimia, debemos colocarla tumbada boca arriba con las piernas levantadas.

Síncope
Las causas más frecuentes de un síncope, pérdida repentina del conocimiento y de la sensibilidad, son las cardiacas o metabólicas, y ambas suelen requerir atención médica inmediata. Mientras esperamos podemos practicar, si es necesario, la reanimación cardiopulmonar.

Es importante disponer de un desfibrilador en el lugar de trabajo para poder realizar la reanimación de manera eficaz.

UA-5029494-8