Últimos artículos

Recomendaciones para tu visita a la farmacia

Hoy queremos acercarte la actualidad sobre la salud a través de una entrevista a Javier Conde, profesional sanitario. Conde es Graduado en Farmacia por la Universidad de Barcelona (UB), nº de colegiado 20250 por el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Barcelona (COFB). Además, es Técnico Especialista de Laboratorio, desarrollando su actividad profesional tanto en laboratorios como en farmacias. Desde MGS queremos agradecerle su colaboración y su labor en estos momentos, extendiéndolo al resto del personal sanitario y otros sectores esenciales en primera línea frente al coronavirus.

En primer lugar, ¿cuál crees que es el papel del profesional farmacéutico en la atención primaria de salud? ¿Y en la distribución?

Es un profesional sanitario clave, de fácil acceso, ya que no requiere de consulta o cita previa. Además, es un especialista del medicamento, que puede atender tus dudas y consultas acerca de qué puede ser mejor para tratar un daño, realizar diagnósticos de dolencias menores y aconsejar el tratamiento oportuno. También hace un cribaje para aquellas enfermedades que requieran de un profesional que pueda prescribir: un médico, un odontólogo, un podólogo, un fisioterapeuta, etc. Otra de las funciones clave es la custodia de los medicamentos y saber si se está haciendo un uso racional de estos.

En cuanto a la distribución, las farmacias solo pueden tener como propietario a un farmacéutico. Además, tenemos una red logística increíble, lo cual hace posible la distribución de millones de medicamentos cada día, por lo tanto, es un papel clave en la gestión de la distribución.

¿Cuáles son las principales dudas que plantean los usuarios de la farmacia en la situación actual de crisis sanitaria y socioeconómica?

Las dudas principales durante esta crisis son sobre la propia enfermedad de la pandemia: cómo puede afectarnos, síntomas, si la tienen o no, qué hacer en caso de tenerla. Nosotros hemos actuado con un primer cribaje -aunque es complicado, puesto que se necesitan pruebas diagnósticas para estar seguros- preguntando sobre los síntomas. Aparte del COVID-19, dudas sobre insomnio, estreñimiento, y, sobre todo, preguntas sobre si tenemos mascarillas, qué tipos, si pueden desinfectarse, el grado de protección. Otro tema es cómo acceder a la medicación, ya que ha cambiado el procedimiento y cada día se actualiza la forma de dispensar ciertos medicamentos.

Fotografía cedida por Javier Conde

Desde la entrada en vigor del estado de alarma, ¿qué productos han sido los más demandados?

Los productos más demandados han sido las mascarillas, los guantes y, sobre todo, los geles hidroalcohólicos al principio, que ha costado disponer de ellos. También productos de higiene bucal y, como comentaba antes, productos relajantes para el insomnio, ya que hay gente con problemas de ansiedad derivados del COVID-19 y del estado de alarma.

Sobre el riesgo para la salud que implica el COVID-19, ¿qué consejos darías para concienciar a la población en general -y especialmente a los mayores- como profesional sanitario?

A la población de la tercera edad, que salgan lo indispensable y que, si tienen a alguien de confianza, que no sea población de riesgo, sean ellos los que les faciliten el acceso a medicamentos. En este sentido, Cruz Roja está haciendo una labor enorme, llevando medicación a sectores en riesgo. Igualmente, que no se tomen a broma el estado de alarma, porque, a pesar de todo, aún hay gente que no valora o no entiende la magnitud de esto.

Que tengan paciencia, porque van a tener que estar mucho tiempo confinadas y que mantengan las condiciones higiénicas oportunas, sobre todo el lavado de manos. Para quien no tenga la suerte de contar con alguien que pueda echarle una mano, hay voluntarios o estudiantes de Farmacia que han extendido una red de distribución para los ancianos y personas de riesgo. La ciudadanía en general debe respetar las normas establecidas por las autoridades sanitarias.

En el contexto de saturación del sistema sanitario, ¿en qué casos podemos evitar ir al médico y acudir a la farmacia en su lugar? ¿Cuándo sería desaconsejable ir a la farmacia?

Actualmente, en la farmacia podemos dar acceso a los planes de medicación, antes había que acudir a la consulta médica o al mostrador. Con la tarjeta sanitaria se puede actuar en casi todos los casos, y en caso de que la medicación no esté actualizada o haya caducado se puede actuar, al menos a nivel municipal, ya que tenemos acceso a los correos electrónicos de médicos o secretaría para renovar los tratamientos.

No aconsejo acudir a la farmacia cuando se requiere un diagnóstico médico, ya que nuestras competencias tienen un límite. Cuando se requiere de prescripción médica el médico tendrá que actuar antes que nosotros, al igual que en casos más graves. Tampoco debe acudir alguien positivo en COVID-19, ya que puede propagarse la enfermedad, sobre todo a personas de riesgo que vienen y son hipertensas o diabéticas. Siempre y cuando no sea para adquirir medicamentos indispensables o de higiene personal, no debe hacerse la visita.

Si quieres conocer más información sanitaria interesante, te invitamos a visitar el perfil profesional de Javier Conde en Instagram: @sobrecienciaysalud. Recuerda que cuidarnos es responsabilidad de todos.

UA-5029494-8