Últimos artículos

Recorrido por los coches más cinematográficos

Está claro que la relación entre los automóviles y el cine existe. Hace unas semanas falleció Sean Connery a los 90 años, y muchos nos dimos cuenta de que el primer James Bond envejecía como el resto de los mortales, pero tuvimos el consuelo de que su legado sería eterno. Cuando vemos una película del espía británico por excelencia, no solo estamos ante una historia de acción, suspense, mujeres fatales y paisajes exóticos, sobre todo hablamos de una obra que desprende glamour, “estilazo”. ¿Y cómo lo consigue? Más allá de los trajes y los gadgets, el otro gran personaje de películas míticas como “Goldfinger” (1964) o “Goldeneye” (1995) es el mítico Aston Martin DB5. Este modelo de diseño italiano salió al mercado en el año 1963 y alcanzaba una velocidad de 230 km/h con una potencia de 290 CV. Con un chasis de acero templado y líneas suaves que le daban un aire sofisticado y deportivo, el automóvil servía como complemento ideal para la elegancia del agente 007.

https://www.autoblog.com

El séptimo arte se ha valido del automóvil a lo largo de su historia para crear imágenes icónicas que se han grabado en nuestra retina. Hagamos un repaso:

• Herbie, el divertido Volkswagen Sedan (o Beetle) al que Disney atribuyó cualidades humanas apareció por primera vez en pantalla en la película “Cupido motorizado” (1968). Con un carácter juguetón y moderno, Herbie protagonizó 5 películas más, la última de ellas en el año 2005 y acompañado de Lindsey Lohan en uno de sus últimos papeles como “chica Disney”.

• Hollywood funciona como gran representante de la cultura norteamericana en el mundo, y evidentemente, ha intentado mostrar la gama de automóviles auténticamente americanos en sus películas, empezando por Ford. En 1968 se estrenó Bullit, en la que Steve McQueen (consumado conductor de carreras) conducía un Ford Mustang GT-390 verde oscuro por la bahía de San Francisco. Años más tarde, Ford volvería a la cima de la popularidad con un Ford Torino de color rojo atravesado por una raya blanca que acompañaba a los detectives de “Starsky & Hutch”, con 302 y 427 CV de camaradería y chulería. Con estos dos modelos, Ford creó dos de los modelos más carismáticos de la historia de la pantalla.

• En “The Italian Job” (1969) los ingleses quisieron aportar su granito de arena y para esta cinta de atracos y carreras utilizaron el pequeño pero potente Austin Mini Cooper S del 68. Con uno de cada color de la bandera británica, Michael Caine y compañía lograron crear una obra inolvidable que tuvo su remake en la cinta del mismo nombre del 2003, esta vez con Charlize Theron y Mark Wahlberg con una nueva versión del Mini.

https://www.motorpasion.com.mx

• Si hablamos de coches míticos en la historia del cine, no podemos olvidar el Delorean DMC-12 de Regreso al Futuro (1985). Lo curioso de este vehículo es que cuando salió al mercado (1981-1982) fue un fracaso de ventas, pero su diseño futurístico fue clave para ser escogido como el vehículo ideal para que el Dr. Emmet Brown y Marty McFly viajaran al futuro. De este modelo solo se conservan 3 en el mundo: dos son propiedad de Universal Studios y el tercero fue subastado en 2011 por 423.788 euros.

• Siguiendo con la estela fantástica, no podía faltar el coche de “Los Cazafantasmas” (1984). Bill Murray y su troupe utilizaron el Ecto 1, una ambulancia modelo Cadillac Meteor de 1959 para cazar ectoplasmas. Nunca se ha tuneado una ambulancia con tanto estilo.

• Todo viaje de amigas necesita un medio de transporte que esté a la altura, y Geena Davies y Susan Sarandon lo sabían. En “Thelma y Louise” (1991), las dos amigas sellaban su amistad y su destino conduciendo un Ford Thunderbird del 66 azul turquesa. Con un motor v8 y una potencia de 345 CV, la adrenalina estaba asegurada.

• Con la entrada en el nuevo milenio, las cintas con grandes persecuciones en coche tuvieron un repunte: “A todo gas” (2001) con coches japoneses tuneados, “Transporter” (2002) con su BMW 735i del 95, “El caso Bourne” (2002) y su persecución por París con un Mini original, todas ellas utilizaron el automóvil como principal motor de la acción. Entre las películas que se estrenaron, es especialmente memorable el Ford Shelby Mustang GT 500 de “60 segundos” (2000), al que Nicolas Cage apoda Eleanor. Como vemos, Ford marca tendencia.

http://blog.pepecar.com

• Por último, en “Death Proof” (2007), Quentin Tarantino convierte a Kurt Russell en un asesino despiadado que utiliza su Chevy Nova SS de 1970 para apresar a sus víctimas. Conocido como “muscle car” y con 375 CV, Russell convertía el coche en el arma más letal.

Esperamos que hayas disfrutado de esta lista de bonitos vehículos de películas míticas. Como decíamos al principio, efectivamente el automóvil es un personaje más y no menos importante.

UA-5029494-8