Últimos artículos

Salud mental en la era de covid-19

La prioridad de parar el avance del Covid-19 en los sistemas sanitarios comportó que en todos los países se relegaran las demás patologías no urgentes, entre ellas la salud mental. Una encuesta realizada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 130 países, demuestra que un tercio de los mismos tuvo que paralizar o reducir los tratamientos psiquiátricos e intervenciones de emergencia, como síndromes de abstinencia.

Ya somos conscientes de la importancia de la salud física, pero la OMS nos recuerda que la salud comporta un ámbito más amplio y así lo define: “La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”. Por tanto, la salud mental es un componente esencial porque “es un estado de bienestar en el que la persona realiza sus capacidades y es capaz de hacer frente al estrés normal de la vida, de trabajar de forma productiva y de contribuir a su comunidad” (OMS).

Los efectos de la pandemia están complicando todavía más la debida atención a las personas que requieren servicios para sus dolencias. Los hospitales, centros de psicoterapia, escuelas, compañías aseguradoras… han recurrido a la telemedicina y a las videollamadas, pero en ocasiones no son la mejor opción, como es el caso de los niños pequeños autistas, tal y como valora el jefe de Psiquiatría del hospital Vall d’Hebron de Barcelona, Josep Antoni Ramos Quiroga: “tienes que someterlos a tareas neurocognitivas y eso es más costoso de hacerlo online. En las cuestiones que requieren una evaluación de observación muy directa, la atención ha sido más difícil”.

¿Qué riesgos psicológicos nos ha provocado el Covid-19?

La psicóloga Dévora Kestel, directora de Salud Mental de la OMS, enumera una serie de miedos que los seres humanos estamos experimentando, en mayor o menor medida, a causa de la pandemia: miedo de enfermarnos, de morir, de perder seres queridos y de perder medios de vida. Todo ello produce un estrés que ya comentamos en otro artículo del blog ONYX marca de MGS. Se suman a estos miedos la amenaza de la exclusión social y el aislamiento que nos pueden llevar a la ansiedad y a la impotencia ante la incertidumbre del futuro.

 ¿Qué personas son más vulnerables ante la salud mental?

Según Kestel:

• Los enfermos
• Los que han perdido a seres queridos
• Los sanitarios, con su agotamiento en su carga de trabajo
• Los niños que son más sensibles al impacto psicológico
• Las víctimas de maltrato sexual
• Los ancianos
• Las personas con problemas de salud mental, afectadas por el aislamiento, o posible falta de psicoterapia o medicamentos.

El reto es poder atender debidamente a las personas con problemas mentales. La OMS ha reclamado a los países que destinen más recursos para la salud mental. Es una tarea difícil pero el próximo 10 de octubre, Día Internacional de la Salud Mental, será un buen momento para despertar las conciencias individuales y colectivas, para organizarnos bien, cooperando, priorizando, y tratar de mejorar la actual situación.

UA-5029494-8