Últimos artículos

Seguros: una profesión de libro

Seguros: una profesión de libro En un primer momento, podría parecernos que el mundo asegurador no es el más atractivo para ser retratado en obras de ficción, tales como libros o películas. Pero nada más lejos de la realidad. En un artículo previo de este blog, titulado “Seguros: una profesión de película”, ya comprobamos que el mundo de los seguros aparece en un amplio abanico de películas. Ahora, tan solo investigando un poco, hemos constatado que el sector también está presente en muchas obras literarias.

En estos libros, las aseguradoras forman parte destacada de la acción, ya sea como pieza importante de la vida de sus personajes o como telón de fondo donde desarrollan sus acciones y actividades. Aquí va una muestra:

Legítima defensa (John Grisham, 2008)

Como es habitual en la obra de John Grisham, el libro gira entorno a temas judiciales, pero esta vez la trama se centra en las compañías aseguradoras. El célebre escritor narra la historia de un joven estudiante de derecho, Rudy Baylor, que tiene dos clientes: Dot y Buddy Black, cuyo hijo se está muriendo de leucemia y la compañía de seguros se niega a pagar los gastos del tratamiento. Rudy no tarda en percatarse de que los Black han sido maltratados por la gigantesca compañía y de que tal vez haya descubierto un enorme fraude. Rudy tendrá que enfrentarse a su primer caso importante sin dinero, sin trabajo y sin ni siquiera estar colegiado.

El héroe discreto (Mario Vargas Llosa, 2013)

El Premio Nobel de Literatura narra en este libro la historia paralela, aderezada con la fina ironía que caracteriza a Vargas Llosa, de dos personajes: Felícito Yanaqué, un pequeño empresario de Piura (Perú), que es extorsionado; e Ismael Carrera, un exitoso hombre de negocios, dueño de una aseguradora en Lima, quien urde una sorpresiva venganza contra sus dos hijos holgazanes, que celebraron anticipadamente su muerte cuando sufrió un infarto.

El misterio de Notting Hill (Charles Warren Adams, 1865)

Especialistas en el género señalan esta obra como la primera novela de detectives de la historia. Publicada por entregas en 1862 (luego, en forma de libro, en 1865), El misterio de Notting Hill, escrita bajo seudónimo por el abogado Charles Warren Adams, narra la historia de un investigador de una empresa aseguradora que debe aclarar las circunstancias de la muerte de la esposa de un barón, que aparece envenenada en su mansión.

Entre dos veranos. Fragmentos de la vida de una mujer (Montserrat Cornet, 1988)

La escritora catalana Montserrat Cornet escribe una historia sobre una mujer madura que se separa de su esposo después de años de matrimonio. Sin saber muy bien cómo, debe empezar una nueva vida, comenzando por su reincorporación al mercado laboral como agente de seguros. Pasa momentos muy difíciles, pero sus hijos y su día a día en el trabajo la ayudan a tirar adelante cuando la confianza se desmorona.

El chef ha muerto (Yanet Acosta, 2013)

Con una prosa ágil y directa, que hace la lectura fácil y entretenida, Yanet Acosta narra una historia a caballo entre el mundo asegurador y el mundo gastronómico. Ven Cabreira es un investigador privado que tiene que esclarecer las circunstancias de la muerte del mejor cocinero del mundo, que apareció asfixiado por la ingesta de pulpo vivo en Corea del Sur. Pero las dudas empiezan a aparecer: ¿accidente laboral, suicidio, asesinato…? De estas preguntas depende el pago de una póliza de seguros multimillonaria.

Los adeptos (Robert Finn, 2007)

El escritor inglés Robert Finn se hizo conocido por este libro, un thriller de conjura histórica al estilo de El Código Da Vinci que ha dado lugar a una serie de novelas bajo ese mismo nombre. Su protagonista es David Braun, investigador estrella de una exclusiva compañía de seguros, que es solicitado para inspeccionar la escena de un crimen en una casa londinense. Allí comprende que hay algo verdaderamente extraño en el caso: los ladrones están muertos, y lo que es más desconcertante, todo indica que no han robado nada. No obstante, Braun enseguida deduce la participación de una tercera persona en el robo.

En definitiva, a lo largo del tiempo escritores de todo tipo han puesto su punto de mira en el mundo asegurador. En thrillers, novela negra, de detectives, humorística, costumbrista… los seguros han sido parte destacada de muchas historias que han hecho las delicias de sus lectores.

UA-5029494-8