Últimos artículos

Todo sobre el fin de la mascarilla en exteriores

El pasado viernes 25 de junio el BOE publicó la norma que acababa con el uso obligatorio de mascarilla en exteriores, medida que entró en vigor hace más de un año y que ahora se verá relajada, dadas las buenas cifras logradas últimamente en cuanto a datos epidemiológicos registrados por COVID-19. Además, más del 50 % de la población española tiene administrada al menos una dosis de vacuna. A continuación, te mostramos los entresijos de la nueva normativa.

¿Desde cuándo y dónde se puede quitar la mascarilla?

Desde el sábado 26 de junio es posible prescindir de la mascarilla en exteriores en los que se pueda mantener la distancia de seguridad de un metro y medio entre personas no convivientes. Esta medida incluye a los residentes de centros sociosanitarios, siempre que el 80 % de sus internos y de sus trabajadores hayan recibido la pauta completa de la vacuna. Además, deja de ser obligatoria en la playa o piscina, donde debía llevarse excepto para el baño o tomar el sol.

¿En qué sitios hay que llevarla?

Todavía es obligatoria en espacios cerrados de acceso libre, como hospitales o bibliotecas, y en medios de transporte públicos: avión, tren, tranvía, bus o metro. Para asegurar que esta norma se cumple, habrá que tener siempre una mascarilla encima obligatoriamente. Otra novedad es que la norma exime de llevarla a los pasajeros de barcos o buques, siempre y cuando permanezcan dentro de su camarote o mantengan el metro y medio de distancia interpersonal en la cubierta.

¿Qué excepciones y multas hay?

Las excepciones en espacios exteriores son los “eventos multitudinarios”, como conciertos y manifestaciones. Si los conciertos se celebran con gente de pie y sin mantener la distancia de seguridad, la mascarilla será obligatoria. No será así si se organizan al aire libre y en asientos separados por un metro y medio. La nueva norma también exime de llevarlas, como hasta ahora, a las personas que acrediten algún tipo de afección respiratoria o de enfermedad incompatible con su uso.

La ley establece que no llevar mascarilla o llevarla mal puesta podría conllevar multas de hasta 100 euros, pero cada comunidad autónoma tiene la potestad de adaptarla en sus propios decretos. Hasta ahora, la mayoría de las autonomías la han considerado una “infracción leve” y las multas han oscilado entre los 100 y los 3.000 euros. 

Como siempre reseñamos desde este blog, la salud es lo primero a preservar. Debemos seguir con precaución y siempre siguiendo las pautas que nos indiquen las autoridades sanitarias.

UA-5029494-8