Últimos artículos

Todos unidos contra el coronavirus

Estamos viviendo una situación inédita. Desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró el 11 de marzo pasado que el coronavirus (COVID-19) es oficialmente una pandemia, el mundo ha cambiado, nuestras vidas están cambiando, son momentos difíciles en los que podemos caer en el desánimo. Pero quedémonos con las palabas esperanzadoras del director de la OMS, Tedros Ghebreyesus: “la pandemia puede ser controlada”.

En España, el pasado sábado 13 de marzo, el gobierno declaró al país estado de alarma por segunda vez en 40 años (la primera fue en 2010 por la huelga de controladores aéreos). El presidente del gobierno, Pedro Sánchez, insistió en que las medidas incluidas en el real decreto, aprobado a tal efecto, están diseñadas para evitar frenar el contagio de la enfermedad y evitar el colapso hospitalario. Y también sus palabras fueron positivas: esta es una batalla que vamos a ganar, sobre eso no hay discusión: la vamos a ganar”.

Por primera vez la globalización es una realidad. Nuestro planeta está combatiendo con un mismo enemigo y los gobiernos están intentando proteger a su población con las medidas que creen más oportunas, de formas distintas, pero todas coinciden con establecer el máximo de medidas de higiene, de limitar la movilidad entre países y por el propio territorio, de garantizar los productos básicos… La prioridad es tan obvia que ha apartado hacia un segundo término las cuestiones que hasta ahora nos parecían imprescindibles. No parece que sea tiempo, en estos momentos, de cuestionar diferencias políticas, ni problemas que hasta ayer nos parecía urgente resolver.

Momentáneamente podemos tomarnos esta nueva vida como la oportunidad de ver que la adaptación del ser humano es su fortaleza. Es cierto que el deporte profesional se ha parado, pero nosotros no dejemos de seguir realizando actividad física, aunque sea en el comedor de nuestra casa.

Debemos buscar alternativas, será nuestro gran esfuerzo para demostrarnos que hace tiempo que dejamos de ser seres primitivos, pero que el instinto de supervivencia se mantiene, preparados para la lucha.

Y no tiene que ser todo negativo. Gracias a Internet, a las redes sociales, estamos continuamente conectados y estamos comprobando que la solidaridad está propagándose (no sabemos si al mismo ritmo que el virus) dando servicio virtual gratis como, por ejemplo, psicólogos, coachs, taxistas ofreciendo viajes gratis a sanitarios, artistas grabando espectáculos y conciertos desde casa. Como Gloria Gaynor enseñando cómo lavarnos las manos a ritmo de su canción “I will survive”. Con el hashtag “LaGiraSeQuedaEnCasa”, Alejandro Sanz, junto con Juanes, Julio Reyes, Gonzalo Rubalcaba y Guillermo Vadalá, ofreció su concierto en directo el pasado domingo a través de YouTube. “Como no hay aplausos, hemos grabado unos aplausos ahí…” El sentido del humor no puede perderse jamás.

La creatividad nos pide paso. Demostremos que podemos vivir de forma diferente sin sentirnos aislados; no lo estamos, solo físicamente y por nuestra propia seguridad. Estamos viviendo de otra forma, afrontando un problema que, por novedoso, no tiene por qué ser invencible. La buena actitud y la máxima responsabilidad son nuestra mayor protección.

UA-5029494-8