Últimos artículos

Trucos para ahorrar agua en casa

Trucos para ahorrar agua en casaCada vez más es necesario concienciar a la población sobre la escasez de agua en nuestro planeta y la obligación de todos de sumar esfuerzos para preservar este recurso limitado. Para tener a mano algunos trucos para ahorrar agua en casa, os presentamos a continuación algunas ideas:

Ahorrar agua en el inodoro

Aunque no lo parezca, el inodoro es uno de los puntos que más agua gasta en una vivienda, debido a que se usa constantemente. Desde hace unos años los fabricantes están obligados a utilizar el sistema dual que permite, mediante 2 botones diferenciados, usar 3 o 6 litros de agua en cada descarga. Sin embargo, aún quedan muchas cisternas que emplean hasta 10 litros de agua potable cada vez que se vacían, algo que ocurre varias veces al día.

Para tratar de reducir el consumo de la cisterna, se puede introducir una botella (u otro objeto que abulte y no flote) dentro de ella. La cisterna no se llenará del todo debido al espacio que ocupa la botella y en cada descarga se empleará menos agua. La botella deberá llevar algo que pese en su interior para que no flote.

También podemos ahorrar una importante cantidad de agua si evitamos usar el inodoro para deshacernos de objetos que deben tirarse a la basura (papel, residuos…).

Evitar dejar correr el grifo

Litros y litros de agua se pierden mientras dejamos correr el grifo para conseguir agua a la temperatura adecuada, o mientras nos duchamos, cepillamos los dientes o afeitamos. Puedes ahorrar más de 300 litros de agua al mes cerrando el grifo mientras no usas esa agua.

Otro sistema consiste en recoger, en un cubo, el agua que corre esperando a que tome la temperatura adecuada, que de otra manera se perdería. De este modo, dispondremos de varios litros de agua que podemos usar para fregar el suelo, regar las plantas o para limpiar el inodoro sin tener que vaciar la cisterna.

Otra forma de ahorrar agua es colocar difusores en los grifos de casa, que permiten reducir el volumen de agua en el chorro, de modo que se malgaste una menor cantidad.

Optimización de recursos

Si tienes una secadora de condensación, puedes obtener agua destilada a partir del vapor que se produce durante el secado, vuelta a condensar. Después puede usarse para planchar, ya que está limpia y no tiene cal, además de salir caliente. También se puede usar para fregar el suelo o para regar plantas que toleren mal la cal y los hipocloritos, como las delicadas orquídeas.

Otras buenas prácticas para el ahorro son usar el lavavajillas y la lavadora cuando estén a plena carga, ya que de esta forma se reduce el número de ciclos semanales, o regar las plantas de noche para evitar pérdidas por evaporación.

Tenemos la obligación de cuidar el agua, que es un bien común. Con las medidas que os hemos propuesto podemos reducir entre todos el consumo en nuestros hogares y, de esta forma, cuidar el medio ambiente.

UA-5029494-8