Últimos artículos

Verano seguro: primeros auxilios

Verano seguro: primeros auxilios Para disfrutar al máximo del verano, es importante tener en cuenta una serie de peligros y situaciones que pueden suceder, en especial con los niños, y tener nociones de primeros auxilios para saber cómo evitarlas o cómo actuar si se producen.

Golpe de calor o insolación

Si la temperatura del cuerpo sube de forma excesiva (debido al sol o al deporte) y se producen mareos, dolor de cabeza o vómitos, nos enfrentamos a un golpe de calor, que puede llevarnos a una insolación.

En caso de que se produzca, debes desplazar a la víctima a un lugar con sombra, para alejarla del calor. Humedécele las partes del cuerpo más calientes (cara, cuello, axilas, pecho e ingles) y dale de beber agua fresca (no fría) o bebidas con sales minerales.

La insolación puede provocar la muerte. Es importante prevenirla, evitando hacer ejercicio con sol intenso, llevando gorra e hidratándonos a menudo.

Quemaduras del sol

Incluso en días en que el cielo esté nublado, los rayos del sol siguen llegando a nuestra piel de modo que, aunque pensemos lo contrario, también podemos sufrir quemaduras. Aplícate protector solar más de una vez y sigue nuestros consejos para evitar las quemaduras del sol.

Picaduras de mosquito

Si descubres que has sufrido una picadura es importante que no rasques la piel para evitar hacer más grande la herida. Aplica hielo para reducir la hinchazón.

Cuidado con medusas, erizos y peces araña

Para las picadas de medusa se recomienda aplicar a la herida vinagre o limón, ya que su ácido ayudará a neutralizar el efecto urticante de la sustancia que emite la medusa.

En caso de pisar un erizo o pez araña, deberemos extraer la púa con unas pinzas, dejar el pie en remojo durante 30 minutos para calmar dolor e incomodidad.

Ahórrate más de un susto usando calzado adecuado para pasear por zonas de roca y evitar esta situación.

Ahogamientos

Cada verano se producen casos de ahogamiento en piscinas públicas y privadas. Para evitar estas situaciones es imprescindible la supervisión de los adultos.

No dejes que los niños jueguen al borde de la piscina ni que se bañen solos, aunque sepan nadar. Además, es recomendable que usen flotadores o manguitos.

Si se produce una situación de ahogo, saca al niño de la piscina y sitúalo en una superfície dura, observa si respira, háblale para estimularlo y llama a emergencias si no se encuentra ningún socorrista cerca.

Llama al 112 si la víctima está muy mal

Recuerda que en cualquier caso, si crees que no puedes hacerte cargo de la víctima o se trata de una situación grave, debes ponerte en contacto con los servicios de emergencia llamando al 112.

UA-5029494-8