Últimos artículos

Así es como puedes mejorar la comunicación con tu perro o tu gato

Las mascotas están acostumbradas a nuestro trato, sea cual sea nuestra personalidad. Aprenden a vivir con las personas que les alimentan y les cuidan. Indudablemente tener una mascota es una responsabilidad que les debemos a cambio de su compañía, su entrega incondicional, quizá mayoritariamente en los perros, aunque parece que esté desmitificándose el carácter huraño de los gatos que, a su manera, son también capaces de dar cariño y mostrar apego a sus amos. Eso sí, quizá no en cualquier momento, los gatos son más individualistas en general y deciden por sí mismos.

Gatos y perros, animales inteligentes que pueden aprender

Aunque la inteligencia sea un concepto difícil de medir ya que este ha evolucionado hacia distintos tipos como la cognitiva o la emocional, si nos centramos en la capacidad que pueden desarrollar perros y gatos de comprender nuestra interacción con ellos, es decir, su inteligencia cognitiva, parecería que son más inteligentes los perros según la hipótesis de Frontiers en un estudio que analiza las neuronas corticales en el cerebro de perros y gatos y observar que los perros tienen el doble de neuronas corticales que tienen los gatos. Concretamente, los perros tienen alrededor de unos 530 millones en su córtex cerebral y los gatos tienen unos 250 millones. De hecho, es una diferencia similar a la comparación de los humanos en relación a los primates.

Podríamos pensar que los perros, al tener más neuronas corticales con más capacidad de aprender, tengan una mayor capacidad de interacción con nosotros porque nos entienden mejor. Una posible teoría podría ser que los gatos no sean tan dependientes o no muestran interés continuo hacia nosotros como los perros, debido simplemente a que se cansan o se aburren y se van porque no nos entienden, o reaccionen con menos autocontrol cuando algo les molesta. Pero lo verdaderamente importante es que unos y otros tienen la capacidad de interactuar con los humanos, regalándonos satisfacción y bienestar. Puede resultar sanador emocionalmente el contacto con estos pequeños seres que nos suelen aportar lo que a veces no es posible obtener de nuestros semejantes.

¿Cómo activar la inteligencia y mejorar nuestra interacción con perros y gatos?

Un perro o un gato bien educado se comporta mejor, obviamente, pero sobre todo hace que nos comuniquemos mejor con ellos y disfrutemos de su compañía. Si pudiéramos invertir algo de nuestro tiempo diariamente, aunque sea breve, a practicar juegos, entrenándolos, seguro que nos lo van a agradecer a la vez que aprenden y estén motivados y felices.
El entrenamiento de un perro y un gato son diferentes. El gato colaborará cuando esté tranquilo y relajado.
Unos cuantos ejemplos a continuación:
Entrenamiento temprano. Aunque siempre pueden aprender de adultos, de cachorros es más fácil acostumbrarlos.
Entrenamiento constante. Si dedicamos diariamente en periodos cortos pero regulares, nuestra mascota estará más dispuesta a prestarnos atención.
Ganarse su comida. Un truco para que estén estimulados y entretenidos, además que es beneficioso para sus cerebros, es permitir que trabaje para obtener su comida. Como una búsqueda del tesoro que les dé satisfacción al haber obtenido un premio.
Recompensarle con sus logros. Debemos recompensarlos por ejemplo dándoles algún alimento de su gusto, una golosina, o entregarle su juguete favorito, pero, eso sí, ha de ser inmediatamente, ya que si la recompensa tarda no la asociará a su entrenamiento.
Decir las mismas palabras de elogio en la recompensa. Si acompañamos la recompensa con unas palabras de elogio, siempre las mismas, no tardará en asociarlas a una recompensa y será más propenso a repetir el hábito que deseamos que aprenda.


Una mascota nos regala con su presencia mucho más que compañía. Hay estudios en los que se ha demostrado que la interacción con animales puede reducir la hormona que se asocia al estrés, el cortisol, además que puede disminuir la presión arterial. Es fácil creerlo cuando acariciamos nuestra mascota y sentimos su agradecimiento. Momentos de paz que no pueden hacer otra cosa que mejorar nuestro estado de ánimo. Realmente merecen nuestra atención.

UA-5029494-8